PORTADAS LIDER-11

Hábitos Financieros y emocionales

Hábitos Financieros y emocionales 

Tendemos a creer que al dinero lo mueve la razón. Esto es falso. Al dinero lo mueven las emociones, las alegrías, las tristezas, el enamoramiento, el perdón,  la ansiedad, las ganas de pertenecer… gastamos nuestro dinero con base a nuestras emociones, no a nuestra razón

En una época en donde todos tenemos las emociones a flor de piel, debemos de ser especialmente cuidadosos. Nos sentimos atrapados en una situación que parece no tener final, nos sentimos frustrados con las decisiones del gobierno, perdemos la esperanza un poco más cada día que nuestros negocios permanecen cerrados, la incertidumbre nos gobierna sin saber si seguiremos teniendo nuestro sueldo… o nuestro trabajo. 

Mientras las tensiones crecen por dentro y alrededor de nosotros. En medio del caos, tener un plan financiero puede ser una luz entre la oscuridad, un poco de paz mental entre el encierro voluntario que vivimos. 

Estamos en cuarentena desde algunas semanas, y lo seguiremos estando por varias más. Así que es momento de hacer un serio análisis de nuestro dinero, un plan de acción y especialmente comenzar a desarrollar nuevos hábitos financieros si queremos pasar este tiempo lo mejor posible. Pero mucho más importante que planificar y cuidar nuestro dinero, necesitamos cuidar de nuestras emociones. 

Reducir los gastos, negociar los pagos y buscar fuentes de ingreso alternativas es el consejo básico que escucharás en cualquier asesoría financiera. No digo que esté mal, al contrario, son consejos completamente necesarios y definitivamente los debes de seguir. 

Pero si no controlas tus emociones no te servirá de nada, porque sin importar qué tantos planes hagas, el desborde de sentimientos no te permitirá llevarlos a cabo. 

Nuestro cerebro funciona en dos partes, la parte consciente que representa de un 5% a un 10%, y la parte subconsciente, que representa de un 90% a un 95%. Como te imaginarás, la razón está en el cociente y las emociones en el subconsciente. Así que cuando se trata de razón vs. emoción ¿Quién crees que gane? 

Normalmente nos ganan las emociones. ¿Te sientes frustrado? Vas por un helado. ¿Te enojaste con tu pareja o tus hijos? Compras algo en línea. ¿Tienes miedo? Compras mucho más de lo necesario en el supermercado. Y todo eso hace que tu dinero se vaya perdiendo poco a poco, que se te resbale de las manos como agua, justo cuando más lo necesitas. 

¿Estás completamente dominado por las emociones? NO. Tienes formas muy concretas de hacer que ese 5 o 10 % de tu cerebro tome el control. 

Si ya hiciste tu plan financiero, felicidades, es momento de seguirlo. Si no los haz hecho, lee el artículo anterior “Cuarentena Financiera” y hazlo lo antes posible. 

¿Cómo vas a lograr que tus emociones no te dominen? Tienes que surfear la ola antes de que te revuelque. Las emociones son oleadas de hormonas que inundan nuestro torrente sanguíneo como reacción a nuestros pensamientos más profundos. 

“Cuando las emociones negativas nos dominan tendemos a hacer gastos irracionales. ” 

Hay un pequeño segundo, a todos nos ha pasado, justo antes de que una emoción te inunde, en el que sabes que te va a inundar. Lo puedes comparar a estar parada frente a la playa mirando el mar y de repente ves venir una ola gigantesca. 

Normalmente nos quedamos parados sin hacer nada y la ola nos revuelca. De ahora en adelante, en ese pequeño segundo en dónde sabes que la emoción te va a revolcar, tienes que subirte a la ola y surfear. 

1. Respira profundo de 3 a 5 veces, lo más lento y profundo que puedas. Así las señales de tu cerebro a tus hormonas disminuirán y las emociones no te van a revolcar. 

2. Haz algo de ejercicio. Si puedes salir a caminar por la calle, lejos de la gente hazlo, es tu mejor opción. Si no puedes pon algún canal de yoga en YouTube y haz 10 o 15 minutos de ejercicio. 

3. Escucha música alegre y divertida… y baila junto con la música. Las hormonas positivas superarán a las negativas y te sentirás mejor. 

4. Busca un momento de silencio todos los días, al menos 10 minutos, para que puedas estar tranquila. Utilízalo para meditar, orar, o simplemente estar contigo en silencio. 

5. Cada noche haz una lista de todas las cosas buenas que tienes en tu vida y AGRADÉCELAS. Da gracias por todo lo bueno, tu pareja, tus hijos, tu familia, tu salud, el clima, tu casa, la comida que tienes, tus amigos, tus mascotas, tu inteligencia, tu creatividad… 

Sigue estos consejos y verás que te será mucho más fácil seguir con tu plan financiero y sobrellevar esta crisis que el planeta entero está viviendo. 

Deja un comentario

Tu email no será público. *Estos campos son obligatorios.